Let the world spice up your life.

Cafetalk Tutor's Column

Tutor Arturo.V 's Column

Viaje a Vancouver. Parte II

May 16, 2018

Hola,

Esta es la continuación de mi primera columna "Viaje a Vancouver". Si no has leído la primera parte, por favor búscala en mi perfil.

Nivel B2

Parte II

Salimos en busca de una rica comida en la calle Robson. Encontramos un pequeño restaurante chino que nos atrajo, más que por la comida, por las bebidas. Vendían té con tapioca (bubble tea) y no pudimos resistir la tentación. Además del rico sabor de la comida y las bebidas, nos sorprendió el precio de las cosas. Sabíamos que necesitabámos hacer algo para sobrevivir: comer menos o buscar lugares más económicos.

Ese mismo día, como seguía lloviendo, sabíamos que comprar un paraguas no era una mala idea. Encontramos una tienda de habanos, que además de tabaco, vendía paraguas; pudimos comprar uno por 10 dólares canadienses pero minutos después encontramos uno por solo 3 dólares en un Miniso. Además de barato era más bonito que el otro. Era muy tentador ir a regresar el primer paraguas que habíamos comprado, pero obviamente no era posible.

Después de estar listos para caminar bajo la lluvia, decidimos conocer el barrio chino. Como buenos estudiantes del idioma chino, ese barrio estaba en el primer lugar de nuestra lista de "lugares por visitar". Como nos fuimos caminando, descubrimos que Vancouver es una gran ciudad para caminar. Las calles son tranquilas, seguras y limpias.

En el barrio chino encontramos calles muy parecidas a las que se pueden ven en China, librerías, restaurantes, tiendas de souvenirs y un centro cultural junto al parque Dr. Sun Ya-Sen. Todo era maravilloso a pesar de que no podíamos disfrutar mucho debido a la lluvia. Ese día no pudimos ingresar al parque porque ya estaba cerrado, pero lo que habíamos alcanzado a ver desde la reja, nos llamaba a regresar para verlo con calma.

Mientras explorábamos las calles de la ciudad encontramos muchas jardineras con flores, árboles de cerezo y otros más que no sabíamos cómo se llamaban pero eran igual de bonitos. Tantas flores hacen de Vancouver una ciudad muy colorida a pesar de que sea un día nublado.

Al día siguiente exploramos el parque Stanley y nos adentramos en la naturaleza que convive junto a la ciudad; sin embargo, una vez dentro del parque, nos olvidamos de que estábamos en una ciudad...

Continuará.


Got a question? Click to Chat